boletines

¿Sabía que el tabaquismo, la diabetes y la hipertensión arterial, se relacionan con la enfermedad periodonta?

Antes de que esto suceda, los dientes van pasando por varias etapas bien definidas, desde una afectación leve hasta estados avanzados de perdida dentaría. Este proceso se denomina periodontitis, y es conocida vulgarmente como “piorrea”. En ocasiones, las estructuras que rodean y soportan al diente (encías y hueso) se ven afecta-das de forma importante. Esto desencadena un proceso degenerativo continuo, que progresa lentamente hasta llegar a un estado avanzado en el que el diente se mueve en exceso y se termina “cayendo”.Los problemas de las encías y el hueso que sostiene los dientes son conocidos como la enfermedad periodontal.

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS?

Otras posibles causas de la enfermedad son el tabaquismo y la diabetes entre otros.Otra causa principal es una infección producida por diversos tipos de bacterias, las cuales se encuentran en circunstancias normales en la boca de cualquier individuo, pero algunas personas poseen un sistema de defensa que no es eficaz contra ellas, es entonces cuando se pro-duce la infección; poco a poco estas bacterias dañinas van mermando la encía y el hueso, de modo que los dientes se encuentran cada vez más debilitados.Entre las principales causas es la mala higiene dental, ya que toda la placa bacteriana que se acumula en las encías, aceleran el proceso de infección, por lo tanto es fundamental mantener unos niveles óptimos de higiene que impidan el desarrollo bacteriano.

¿CÓMO DETECTAR EL PROBLEMA?

Existen una serie de síntomas que permiten reconocer esta afección en cualquiera de sus etapas

1. Etapa de gingivitis:

Cualquier afectación periodontal comienza en la encía. Ésta pasa de color rosado a rojo, aumentando ligeramente de tamaño, duele levemente y sangra al cepillarse los dientes.

2. Etapa moderada:

La encía se retrae, es decir, los dientes parecen más largos, se pueden apreciar grandes depósitos de placa en los dientes, sobre todo en la parte frontal inferior, existe una ligera movilidad de los diente desplazándolos y se crean espacios entre ellos. Las encías aparecen enrojecidas y sangran con facilidad, hay halitosis (mal aliento) y mal sabor de boca, en ocasiones las bebidas o alimentos muy fríos o muy calientes producen dolor.

3. Etapa avanzada o grave:

Todos los síntomas anteriores se acrecientan, los dientes se mueven en exceso hasta que se terminan por caer, la encía sangra abundantemente y duele, lo que impide al paciente cepillarse correctamente los dientes, hecho que agrava aún más el problema, hay supuración y abscesos.

CONSECUENCIAS A LARGO PLAZO

La consecuencia fundamental a largo plazo es la pérdida de la mayoría o de todos los dientes, dificultando la masticación, problemas gástricos, alteraciones estéticas importantes. Se ha encontrado que existe relación entre los problemas cardiacos y los pacientes con enfermedad periodontal avanzada.

¿EXISTE UNA SOLUCIÓN?

El tratamiento básico consiste en eliminar la infección existente limpiando a fondo toda la boca, bajo anestesia local, si el estado es muy avanzado o se requiere regeneración, se precisa una pequeña intervención quirúrgica, el tratamiento puede complementarse con el uso de antibióticos, todo esto acompañado de la buena higiene oral del paciente y debe acudir a citas de limpiezas de mantenimiento cada 3 o 6 meses de acuerdo a su situación clínica.En los estados iníciales puede corregirse, pero tiende a ser un cuadro crónico, esto quiere decir que cuando el estado de la enfermedad es avanzado y se ha perdido mucho soporte óseo, lo único que se puede hacer es detener la progresión de la enfermedad para que no avance. El hueso perdido es difícil de recuperar; No obstante existen técnicas regenerativas que a veces dan muy buen resultado y es el Odontólogo quien tiene que valorar si el paciente es susceptible de este tipo de tratamiento.

Dr. Luis Gabriel Montoya Naranjo
Odontologo
CLINICA ODONTOLOGICA PROMTA S.A